10 jul. 2014

11 Cosas que no te enseñan en la Universidad


Escrito por Luis Lopez
La universidad es una época maravillosa que debes disfrutar al máximo, aprender todo lo que puedas y aprovechar las oportunidades que tengas de inserción profesional. Pero cuando tienes tu diploma en la mano, comienzas a buscar trabajo y entras a una agencia te das cuenta de muchas cosas que no te enseñan en la universidad y que todos esperan que conozcas desde el inicio. Para que no te lleves sorpresas acá te traemos este articulo.
Debes saber que tu diploma es solo el comienzo de un largo camino hacia tu objetivo como profesional. A medida que el final de tu carrera se acerca, comienzas a conocer como es el mundo real, el entorno laboral y la competencia a la cual te enfrentaras, un mundo mucho más complejo de lo que te decían tus profesores. Es ahí cuando te das cuenta de que lo aprendido en la universidad es apenas una parte del largo camino que debes recorrer.
Ser un profesional no se trata de obtener un diploma, se trata de saber enfrentar las diferentes situaciones, demostrar lo que sabes y superar constantemente los retos que puedas encontrar en tu vida laboral como empleado o independiente. Para esto, el primer paso es reconocer que al graduarte, apenas habrás subido uno de muchos escalones y que depende ti llegar tan alto como quieras llegar.
Es por eso que hoy quisimos compartir el listado de las 11 cosas que debes entender y que de seguro no te enseñaron en la universidad. Si eres un creativo te darás cuenta que muchas cosas son ciertas.

1. Un diploma no te conseguirá el trabajo de tus sueños
Más allá de lo que te dicen tus papas, un diploma nunca será suficiente para conseguir el trabajo de tus sueños. Presentarte en una entrevista con un diploma universitario solo prueba que tienes conocimientos teóricos y es apenas uno de los requisitos para ser contratado.
Demostrar que eres capaz de enfrentar retos, dar soluciones y cumplir con objetivos son requisitos más importantes que te convertirán poco a poco en el profesional que quieres ser y que las empresas buscan.
Un empleador siempre busca contratar a alguien que demuestra sus capacidades a través de la experiencia más allá de los conocimientos teóricos que manejes, sin embargo es importante mezclar ambos aspectos dar a conocer tus conocimientos aplicados a la experiencia.
Por eso, sin importar los estudios que realices, lo que necesitas hacer, es crear un portafolio que se destaque y demostrar tus verdaderas capacidades como profesional, ya te darás cuenta que el trabajo de tus sueños no será fácil de conseguir pero a medida que adquieras experiencia y amplíes tu nivel de conocimientos estarás más cerca de conseguirlo, se trata de enfocarse en un objetivo y cumplirlo.

2. No existen horarios de 9 a 5
Tu vida social puede quedar de lado fácilmente gracias a las fechas de entrega y cambios de última hora.
Si decides trabajar en una agencia de publicidad o estudio creativo que maneja grandes cuentas, las fechas de entrega son generalmente estrechas y en días previos a licitaciones o entregas de campañas deberás olvidar lo que es tener tiempo libre.
Por otro lado si decides trabajar como freelance y quieres pagar el alquiler del próximo mes, te veras en algunos casos obligado a aceptar trabajos en donde los clientes quieren las cosas para ayer, o quieren pagar lo mínimo por tu servicios. Convirtiendo tus días en jornadas de 18 o 20 horas de trabajo y fines de semana dejados a un lado para cumplir esas fechas de entrega. Es claro que en el mundo de la publicidad y el diseño el tiempo libre es más valioso, depende de ti saber manejar los tiempo y mantener un equilibrio entre trabajo y ocio.

3. No es solo saber usar programas de diseño
Hacer un tutorial de Photoshop no te hace diseñador.
Hoy en día no se necesita asistir a una institución durante años para aprender a usar los programas más conocidos de creación como Photoshop, Illustrator o InDesign. En internet existen miles de tutoriales que enseñan a hacer todo tipo de cosas. Esto ha hecho que muchos principiantes o apasionados (en especial los clientes) piensen erróneamente que quien sabe usar programas de diseño ya se convierte en diseñador.
Un verdadero diseñador o un creativo es aquel que ha desarrollado una visión crítica sobre temas relacionados al diseño, artes o procesos de creación, gracias a sus aptitudes artísticas y a su formación sobre temas como diseño, tipografía, color etc. Eso es lo que hace un creativo, siempre buscando ideas y soluciones. A medida que tu carrera evoluciona usarás cada vez menos los programas, porque tu proceso estará basado en la concepción y no en la realización.
Lo importante no es la herramienta sino lo que puedas hacer con ella.

4. Si quieres ser el mejor, sigue estudiando
Recibir un diploma universitario es solo un paso más en tu camino hacia el mundo profesional. Los mejores creativos del mundo son aquellos que continúan mejorando sus conocimientos y técnicas constantemente, llevándolos a desarrollar sus talentos y a descubrir otros que no conocían.
Mantenerte al día con las últimas tendencias, programas y noticias de tu profesión te ayudarán a mantener ese espíritu creativo que te hará sobresalir de entre la multitud. Estudiar, probar y practicar te harán mejor en lo que te gusta.
Si no te mantienes al día y creces como profesional, seguramente alguien lo hará y ocupara tu puesto.

5. Los clientes siempre quieren pagar menos
Lo quiero para YA, pero no tengo mucho presupuesto.
Grandes clientes que pagan lo que pides… no veras muchos de esos cuando estas comenzando. Para salir adelante y crear un nombre, tendrás que trabajar con clientes con poco presupuesto y pocos conocimientos sobre el tema creativo.
Una regla general cuando estas comenzando es que los clientes más pequeños ocuparan la mayor parte de tu tiempo. Llamadas urgentes para trabajar en proyectos de última hora, briefs incompletos, cambios interminables y tardanza en los pagos te harán ver que la relación dinero/trabajo no es proporcional.
Todo esto es casi inevitable, pero veras que con el tiempo sabrás reconocerlos y evitarlos fácilmente. Un buen cliente es aquel que ve el trabajo del diseñador como una inversión y no como un gasto. Está en las manos del creativo demostrar lo que vale realmente su trabajo y no regalarlo.
Pasa lo mismo con las agencias que no pagan buenos sueldos a los egresados por “falta de experiencia”.

6. Siempre necesitas firmar un contrato
Cada proyecto que comienzas sin tener un contrato, es un proyecto que puede no ser pagado.
Firmar un contrato entre las dos partes asegura principalmente que tu trabajo será reconocido como tal y por consiguiente será pagado según lo acordado en el mismo. No importa el valor del trabajo, cada vez que comienzas un proyecto con un cliente, necesitas tener un contrato firmado.
Formas de pago, cantidad de trabajo, tiempos de entrega y condiciones de entrega deben estar estipuladas claramente en tu contrato. Así podrás tener un soporte legal en caso de incumplimiento de parte del cliente. Igualmente modificaciones o servicios adicionales deben ser realizados por escrito.
Evita problemas y se claro desde el comienzo.

7. Un trabajo de calidad toma tiempo
No aceptes trabajos con fechas de entrega surrealistas.
Solo tú sabes cuánto tiempo tardas desarrollando un proyecto determinado. Los clientes quieren todo cuanto antes, tienen una visión diferente porque no conocen lo que se esconde detrás de un Logotipo, de una campaña o un sitio web. Por otro lado si trabajas en una agencia tu jefe siempre estará presionando para ser lo más productivo posible dándote solo el tiempo justo para realizarlo.
Deja las cosas claras desde el principio sobre los tiempos que necesitas para poder hacer tu trabajo de la mejor manera. Lo peor que puedes hacer como profesional es realizar trabajos de mala calidad y comprometerte con tiempos de entrega que sabes que no cumplirás. No es bueno para ti ni para el cliente.

8. Las relaciones son muy importantes
Puedes ser el mejor diseñador del mundo, pero si nadie ve tu trabajo o conoce algo sobre ti, nunca vas a conseguir la oportunidad de demostrar tu talento creativo.
Tu trabajo es tu carta de presentación, muéstralo, permite a los demás conocerlo y compartirlo. Redes sociales y profesionales son tu mejor aliado en el mundo digital para intercambiar con personas del medio al que perteneces y al mismo tiempo dar a conocer tu portafolio.
Eventos, conferencias o incluso cualquier actividad social son la oportunidad perfecta para interactuar con personas y presentarte como el profesional que eres (sin excederte). Nunca sabes quién puede necesitar tus conocimientos.
No dejes pasar las oportunidades de asistir a eventos de tu industria.

9. Las críticas siempre estarán ahí
Cuando estás en la universidad, aprendes de los profesores quienes califican tu trabajo según el desempeño. Para eso estas allí, para recibir consejos de personas que saben más que tu del tema. Pero recuerda que no es lo mismo recibir críticas de personas que no tienen conocimientos necesarios sobre algún tema.
Ningún proyecto será perfecto y siempre vas a recibir criticas o comentarios con cambios. Debes aprender a traducir los comentarios negativos y tomar solo lo que realmente importa. Tu criterio te ayudara igualmente a entender que no todos lo cambios que te piden se deben hacer. Igual podrás evitar esas incomodas críticas sustentando las razones de tus decisiones y conociendo a tu cliente o colega desde el inicio.

10. Cuando cambias de trabajo es cuando mejoras
Para muchos estudiantes la idea de trabajar esta basada en entrar a trabajar a X empresa y quedarse allí para siempre. Pero si quieres crecer como profesional y conocer mejor tu medio, debes cambiar de empresa, de equipo de trabajo o de cliente. No se trata de cambiar por cambiar, es una cuestión de evolución profesional.
Cuando te sientes demasiado cómodo en tu puesto o haces lo mismo una y otra vez sin tener nuevos retos tu cerebro comienza a acostumbrares y lo que antes era un proceso creativo ahora se vuelve una acción automática para ti. En ese momento es bueno buscar otras opciones para tu futuro.
Al cambiar, te enfrentarás a nuevos retos y procesos de trabajo diferentes que te ayudaran a crecer rápidamente en el mundo profesional. Podrás aprender sobre temas o industrias diferentes en cada cambio, pero tampoco te excedas, nadie quiere contratar a alguien que ha pasado por 5 agencias en 1 año. Además te ayudara a aumentar tus ingresos.

11. No siempre va a ser divertido.
Cuando estas terminando la universidad solo piensa en las ventajas de la carrera que escogiste. Los horarios flexibles, el código de vestimenta o los espacios de trabajo relajados y divertidos son rasgos que definen a la industria creativa. Pero recuerda que esto finalmente es un negocio como cualquier otro y tendrás que cumplir con horarios y políticas corporativas.
Si decides ser Freelance; facturas, cotizaciones, reuniones, quejas, discusiones, errores, llamadas y papeleo son tareas comunes que tendrás que realizar a lo largo de tu carrera. Pasarás mucho tiempo haciendo cosas administrativas y legales antes de dejar tu creatividad correr libremente.
Si trabajas en agencia, la motivación que vean tus jefes, las fechas de entrega, lo objetivos y tus relaciones personales pueden llegar a definir tu permanencia en la empresa y aunque no tengas que lidiar con negociaciones o papeleo, seguro tendrás que trabajar en proyectos que no quieres o que no te interesan.
Solo nos queda decir que la universidad es apenas el comienzo, nunca dejes de estudiar, de aprender, de leer y practicar. Cursos de post-grado, charlas, concursos, convocatorias, ferias, conferencias y eventos de la industria te ayudaran a estar siempre actualizado. Recuerda que siempre habrá alguien mejor que tu, o más joven detrás de ti, esperando una oportunidad de la misma forma que tú la estas esperando.
Seguro nos faltaron algunas cosas que a ti no te enseñaron, así que déjanos un comentario con eso que no te enseñaron a ti en la Universidad y que te hizo falta al salir. 
http://www.creadictos.com/cosas-que-no-te-ensenan-en-la-universidad/